Bettinotti y Fernández

miércoles, 22 de febrero de 2012

Fumigación con agroquímicos: los vecinos siguen esperando soluciones y respuestas Fumigación con agroquímicos: los vecinos siguen esperando solucione

Luego de la última manifestación que tuvo lugar en el marco de la inauguración de un Centro de Salud, los integrantes de la organización local que difunde la problemática se reunieron con el intendente, pero no se fueron conformes: “No hubo acuerdo ni nada parecido

Fue en el marco del celebrado cumpleaños de la ciudad que se asumió el compromiso. Es que, mientras la comitiva oficial del Municipio inauguraba un nuevo Centro de Salud 24 horas en Florentino Ameghino, un grupo de ambientalistas –quienes vienen dando pelea contra las fumigaciones que se sienten en la zona periurbana de la ciudad- realizaba una nueva manifestación. En ese contexto fue que, la semana pasada, el intendente Gustavo Pulti recibió a los vecinos integrantes de la asamblea Paren de Fumigarnos, para discutir la problemática. Sin embargo, la reunión no fue esclarecedora ni menos. “No obtuvimos respuestas y la verdad es que no hubo acuerdo”, aseguraron.

El pasado 10 de febrero los integrantes de la asamblea Paren de Fumigarnos se congregaron en el marco de la inauguración de Centro de Salud 24 horas en Florentino Ameghino. Con varias banderas que sintetizaban el reclamo- con las leyendas “No fumigar es salud”, “Nos están envenenando, y a vos también” y una última que pedía por la implementación de la ordenanza 18.740, reglamentada después de cuatro años de sancionada y aún no puesta en vigencia- los ambientalistas hicieron oír su reclamo para que toda la comunidad conozca la situación que se siente en la zona periurbana de la ciudad.

En ese contexto fue que, el intendente Gustavo Pulti, se comprometió a reunirse con los asambleístas para avanzar en la discusión de la problemática. “La receptividad del Municipio por parte de las demandas y reclamos que se multiplican en distintos sentidos es grande y hay más conciencia ambiental: aquí vemos los carteles de no fumigar, y nos parecen bien, van a tener nuestro apoyo y estamos tratando de comprometernos y responder fuertemente a esas demandas”, sostuvo en su momento.

Así, poco menos de veinte días después del pedido, tuvo lugar la esperada reunión con el máximo exponente del Ejecutivo local. Ante dicho escenario, El Atlántico dialogó con uno de los jóvenes de la asamblea, Kanki Alonso, del barrio Santa Isabel. “La verdad es que no obtuvimos respuestas y tampoco hubo ningún tipo de acuerdo; tenemos todo el encuentro filmado y ahora vamos a analizarlo en conjunto, para ver qué conclusiones sacamos”, sostuvo, claramente disconforme con el desarrollo de la charla con Pulti.

Principalmente pensamos que no se tocaron las cuestiones relevantes, como la anulación del protocolo de fumigación por ejemplo”, agregó Alonso, al mismo tiempo que remarcó que, a su parecer, no hubo un compromiso real y asumido por parte de las autoridades. “Adujeron que desde el Municipio realmente no tienen las guardias en cuestión ambiental para hacer frente a las demandas y nosotros ya estamos agotando las vías de reclamo”, sentenció. Y luego reflexionó acerca de que esta no fue la primera vez que se reunieron con representantes y se fueron “con las manos vacías”. “Nunca se paró una fumigación, eso quiere decir que no se está haciendo mucho”, puntualizó el joven.

Asimismo, el vecino del barrio Santa Isabel remarcó que la argumentación dada “nada tuvo que ver con los cuestionamientos”. “La sensación que tenemos es que se deslindan responsabilidades”, remarcó, en alusión a la supuesta dependencia del tema fumigaciones por parte del Ministerio de Asuntos Agrarios. “Nos dicen eso mientras sabemos que ese Ministerio tiene una persona para doce distritos y que a mediados del año pasado hubo una intervención por parte del Defensor del Pueblo de la Nación en la que se alienta a los Municipios a hacerse cargo y a involucrarse”, arremetió Alonso.

Por otra parte, el asambleísta recordó la situación que viven en los barrios desde hace varios años. “Cuando empiezan a fumigar tenemos que cerrar las casas e irnos”, denunció, para luego enunciar: “Preferiríamos la prevención en salud, antes que venir por medicina asistencialista”.

Es que, desde Paren de Fumigarnos, vienen revelando con constancia las afecciones más instantáneas de las fumigaciones, como lo son problemas respiratorios -sobre todo en chicos-, dermatitis, problemas en la piel, reacciones alérgicas, casos de diarrea y vómitos cuando pasa el mosquito. Y, además, reparan en que también se dan enfermedades severas como leucemias en los niños, cánceres, abortos espontáneos, trastornos en la fertilidad y malformaciones congénitas. Por eso, según las palabras de los vecinos, la urgencia en cuanto al avance en esta problemática. “Un gobierno que no reglamentó por cuatro años la ordenanza, y que lo hace después de un fallo judicial, creo que no quedan dudas de que no pretende aplicarla”, arrojaron, tajantes.

Cabe destacar que -en su momento- oficialmente habían expresado respecto a la normativa que la misma “necesita una infraestructura que supera ampliamente las facultades incluso legales del Municipio”, a modo de justificación por las demoras. En ese sentido, se había determinado que como autoridad de aplicación debería actuar el Ministerio de Asuntos Agrarios bonaerense.

Redacción El Atlántico

Fumigaciones: denuncia ambiental y compromiso del intendente

Tres banderas sintetizaban el reclamo. “No fumigar es salud”, podía leerse claramente. Otra pedía por la implementación de la ordenanza 18.740, reglamentada después de cuatro años de sancionada y aún no puesta en vigencia. “Nos están envenenando, y a vos también”, rezaba la tercera

Hasta el centro de salud de Florentino Ameghino, inaugurado este último viernes, se acercaron ambientalistas que dan pelea contra las fumigaciones que se sienten en la zona periurbana de la ciudad.

Vivimos en los barrios. Cuando empiezan a fumigar tenemos que cerrar las casas e irnos”, denunció Kanki Alonso, del barrio Santa Isabel. El joven fue claro, en el marco de la inauguración de un centro sanitario: “Preferiríamos la prevención en salud, antes que venir por medicina asistencialista”.

Es que vienen denunciando las afecciones más instantáneas de las fumigaciones como problemas respiratorios –sobre todo en chicos-, dermatitis, problemas en la piel, reacciones alérgicas, casos de diarrea y vómitos cuando pasa el mosquito. Y reparan que también se dan enfermedades severas como leucemias en los niños, cánceres, abortos espontáneos, trastornos en la fertilidad y malformaciones congénitas.

Cuando uno de los jóvenes se acercó a pedirle respuestas a Pulti, el intendente le dijo textualmente: “Me comprometo a recibirlos” y hasta en diálogo con la prensa hizo mención a la protesta y reparó en la “la receptividad del Municipio por parte de las demandas y reclamos que se multiplican en distintos sentidos”. “Hay más conciencia ambiental: aquí vemos los carteles de no fumigar, y nos parecen bien, van a tener nuestro apoyo y estamos tratando de comprometernos y responder fuertemente a esas demandas”, sostuvo.

Los vecinos se mostraron un tanto escépticos a una solución concreta por parte del Municipio. Alonso en ese sentido manifestó: “No hay que tomarle el pelo a la gente. Un gobierno que no reglamentó por cuatro años la ordenanza, y que lo hace después de un fallo judicial, creo que no quedan dudas que no pretende aplicarla”.

Después del corte de cinta, Ferro se acercó a conversar con los vecinos. Les dijo que la ordenanza “necesita una infraestructura que supera ampliamente las facultades incluso legales del Municipio” y dijo que debe actuar como autoridad de aplicación el Ministerio de Asuntos Agrarios bonaerense. En la ciudad hay una sola persona responsable, por lo que –relató el titular de Salud- se pidió una reunión con el ministro: “Ahora hay una agenda de trabajo para progresar en ese sentido”, sostuvo.

Alonso le pidió un mensaje para los vecinos y Ferro respondió: “Se está trabajando en ello para dar una respuesta”.

Redacción El Atlántico,